Lo barato es caro… que se lo digan a Benito!

Es la historia de cada día. Para ahorrarnos unos “eurillos” compramos donde no debemos pensando en todo lo que nos vamos a ahorrar y lo único que conseguimos es crear problemas donde no los había. Sigue el enlace y mira lo que le pasó a nuestro protagonista…