¡Cuidado este verano con las ofertas de vacaciones por WhatsApp, podrían ser timos!

Cada vez que el verano empieza a acercarse, los timos online relacionados con el alquiler de casas vacacionales se reproducen como las esporas. Los mensajes por correo electrónico y los falsos anuncios en redes sociales se multiplican en los meses previos a la temporada estival, pero la novedad para este verano de 2017 va a llegar en forma de mensajes directos por Whatsapp.

“El carácter social de Whatsapp donde cada vez se comparten más contenidos, está haciendo de esta aplicación de mensajería el caldo de cultivo ideal para los cibercriminales. Por lo general, cuando recibimos un mensaje de algún amigo, confiamos plenamente tanto en su contenido como en los enlaces que hay en él y, justo, por esta razón hay que desconfiar de todos los mensajes que recibamos en los que nos hablan de alguna oferta increíble”, advierte Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager en Panda Security.

Aunque lo más habitual es que las personas que nos mandan un mensaje con un descuento interesantísimo los hayan encontrado en Internet, hay que tener en cuenta que hay muchas personas que tienden a reenviar todo lo que reciben, sin siquiera comprobar si lo que están mandado es cierto o no.

Este tipo de usuarios son los más peligrosos, ya que, sin quererlo, contribuyen a viralizar mensajes con contenido malicioso. Por esta razón, es muy importante que, cuando recibamos algún mensaje sospechoso de ser un timo, avisemos tanto al emisor del mensaje como al resto de receptores.

Los timos online, también conocidos como ‘scams’ (por su traducción literal del inglés), suelen tener forma de descuentos muy golosos y, habitualmente contienen enlaces a páginas web que no se corresponden con la marca a la que están suplantando. Sin embargo, si se mira con atención, es fácil descubrir que se trata de un fraude o, en el mejor de los casos, una falsificación.

Cómo detectar ‘scams’

En caso de duda, es mejor no abrir el enlace. Pero si la oferta merece la pena, es recomendable que en vez de pinchar en el enlace, vayas al navegador del móvil o a un ordenador y teclees la dirección web.

Si esa URL que has escrito se parece a la de la página web de una empresa pero no es exactamente igual (por ejemplo, en vez de ser restaurante.com es el-restaurante-bonito.com), desconfía.

Presta atención a los guiones entre las palabras o a nuevas palabras que no hay en la web de la marca. Si, por el contrario, hay un “punto”, sí podría tratarse de un subdominio de la web original. Es decir, si la página es ofertas.restaurante.com, lo más probable es que sí sea una web de total confianza.

No pagues nunca fuera de las plataformas tradicionales

Sin embargo, los timos “más tradicionales” siguen siendo la mayor amenaza, puesto que los ciberdelincuentes perfeccionan cada año sus técnicas.

Si contactas con el dueño de una casa desde cualquier web de alquiler como AirBnB o Homeaway y éste te sugiere que realices cualquier pago desde fuera de la plataforma, desconfía.

Lo más probable es que te diga que, al pagar por fuera, os ahorráis los impuestos y la comisión que cobra la web por prestar el servicio. Lo más seguro es que se trate de un timo. Jamás aceptes hacer un pago en estas circunstancias y, ni mucho menos, realices una transferencia bancaria.

Cuando pagas en efectivo, por transferencia o por algún método de envío de dinero como Western Union, es casi imposible que, si te están timando, puedas recuperar el dinero. Una vez transferido, los “scammers” mueven el dinero a otra cuenta corriente y cierran rápidamente la que han usado para timarte. Cuando empieces a sospechar que ha podido ser una estafa, la cuenta, que muy probablemente estuviera en un banco de un país muy lejano, ya llevará cerrada varios días. Esto hará que sea imposible localizar a los timadores.

Cuidado con los mails inesperados

En muchas ocasiones, nuestros ordenadores y móviles están infectados con algún tipo de malware que le indica a los hackers en qué webs navegamos. Por ello, si detectan que estás buscando vacaciones y que has mirado en una web de turismo, son capaces de enviarte mails en los que suplantan a esa página en concreto.

Ten mucho cuidado si recibes algún correo electrónico en el que te indican que ha habido un problema con el pago que hiciste y te piden que vuelvas a hacerlo. Es prácticamente seguro que se trate de un timo online.

Adjuntamos un listado de recomendaciones:

Detecta a los impostores. Los timadores se hacen pasar por gente o empresas de confianza. No envíes dinero ni des información personal como respuesta de algo inesperado.
No pagues nunca a cambio de una promesa. Alguien podría invitarte a hacer un pago por adelantado. Si los haces, probablemente se quedarán con tu dinero y desaparecerán, desconfía siempre.
Considere todas las opciones de pago. Las tarjetas de crédito ofrecen un nivel de protección importante, pero otros métodos de pago no. Servicios como Western Union o MoneyGram son peligrosos y es casi imposible recuperar el dinero. Ah y recuerda; las oficinas del gobierno y las compañías honestas no suelen usar estos métodos de pago. Habla con alguien. Antes de dar dinero o información personal, habla con alguien de confianza. Los estafadores oportunistas quieren que tomes decisiones súper rápidas. Consulta a un experto — o simplemente habla con un amigo.
Desconfía de los gratis. Algunas compañías usan las pruebas gratis para suscribirte a la compra de productos y te facturan todos los meses.

Además de todos estos consejos, es muy importante usar el sentido común. Unas vacaciones de ensueño en las Maldivas nunca te costarán lo mismo que un fin de semana en una casa rural. Si recibes una oferta así, seguramente será un timo. Pero para estar totalmente seguros de no caer en una de estas estafas que usan una web fraudulenta, lo más seguro es estar siempre protegido con un buen antivirus.